Laura is Arts

Laurais Arts es Laura Montero, Filóloga Inglesa, Técnico superior en Secretariado bilingüe (Inglés y Francés),  Fotógrafa autodidacta, image and lifestyle coach, tutora de clases de conversación en inglés para adultos y niños y mucho más.

Laura siempre ha tenido afición por las cámaras y las fotos, a los 8 años ya cogió prestada su primera cámara, sí, lo hizo a escondidas de sus padres y fotografió a sus primeros sujetos y objetos, los cuales al ser gatos y cosas que a ella le gustaban la delataron en cuanto se reveló el carrete, que como os podéis imaginar se acabó de manera muy rápida y misteriosamente para sus padres que recordaban tener uno entero la última vez que usaron la cámara. ;D

Siguió haciendo fotos y autoretratos (a falta de otros modelos) toda su adolescencia, sobre todo en la juventud con la aparición de las cámaras digitales. Hasta que en 2008 su entonces marido le regaló por su cumpleaños su primera cámara réflex. Entonces empezó a ser mucho más creativa y técnica con sus fotos .

Laura y el Reino Unido… a los 14 años visitó el Reino Unido por primera vez en un intercambio cultural, a los 16 empezó a ir a trabajar los veranos, a los 20 y ya cursando Filología Inglesa decidió quedarse una temporada más larga, a los 26 regresó para otra temporada larga tras dedicarse al alemán en los años anteriores, en esta etapa conoció al británico que se convertiría en su marido en 2010 y con el que residió en Inglaterra hasta Julio de 2016 en que se liaron la manta a la cabeza y consiguieron dejar la monótona estabilidad y lanzarse a la aventura de irse a vivir a España y empezar a vivir de sus talentos artísticos empezando de cero.

Predicando así ella misma con el ejemplo de lo que aconseja a todo el mundo que haga en sus cursos de Find Your Wild Side cogieron a su niño y a que se estaba gestando y empezaron una nueva vida en España.

Lamentablemente la nueva vida en España no solucionó las diferencias que se pretendían salvar en el matrimonio al vivir en un país diferente con situación económica y laboral diferente.

Así de nuevo, predicando con el ejemplo, Laura se aplicó su filosofía de vida y optó por quitarse la venda, aceptar la situación, tomar cartas en el asunto y decir adiós a todo aquello que en su vida no progresaba, robaba energía y envenenaba lentamente su vida por ser incompatible con todo aquello que ella necesitaba en una relación o ir en contra de sus valores morales.

Habiendo probado varias alternativas y repetirse la misma historia optó finalmente por cerrar ese libro para empezar a escribir uno nuevo.

Desde entonces vive una vida llena de plenitud y continuo desarrollo personal y profesional que le recuerda día a día que no hay mayor satisfacción que seguir su propio instinto.  Incluso cuando su instinto le pide abandonar lo cómodo y fácil pero letal por lo desconocido e imprevisible pero vital para su felicidad.

Anuncios