LAURA IS…

IMG_2720 to edit wm

 

Laurais Arts es Laura Montero, o sea, ¡yo misma! ;).

Licenciada en Filólogía Inglesa, Técnico superior en Secretariado Bilingüe (Inglés y Francés), Fotógrafa autodidacta, image and lifestyle coach, tutora de conversación de inglés divertido para niños y adultos a domicilio, aprendiz de alemán, madre de dos criaturillas preciosas y mucho más.

Siempre he tenido pasión por capturar el momento y lo que veo y el cómo lo veo. Me gusta celebrar e inmortalizar las cosas o personas que me llaman la atención y sacarles el máximo potencial con mi enfoque particular (o espectacular como dicen algunos fans) . A mis 8 años ya cogí “prestada” la primera cámara con la que lo llevaría a cabo. Sí, lo hice a escondidas de mis padres, más bien porque la descubrí mientras ellos dormían la siesta. Además, yo era de pensar que todo lo que había en la casa y los cajones era de todos, sobre todo si esos cajones estaban a mi altura!. Y así fue como empecé, sabía para lo que era, pero no sabía nada de enfocar ni medir la luz, simplemente sabía disparar y pasar carrete, y así hice mis primeras fotos. La mayoría salieron borrosas, pero de exposición lo suficientemente correcta como para delatarme e incriminarme al ver mis padres tanto gato y comba de saltar en las fotos reveladas de ese carrete que se había acabado tan rápida y misteriosamente para ellos. De hecho, hubo un momento en que la cámara ya no hacía clíck y pensé que la había roto, así que volví a guardarla exactamente igual que la había  encontrado con la fé de que nunca se diesen cuenta o se arreglase sola o algo así. Y desde los 14 años que recuerdo tener cámara propia siempre. A los 21 mis padres se compraron una digital y desde entonces no he parado de hacer fotos. Y excepto la cámara que me compré con mi primer sueldo en inglaterra, el resto me las han ido regalando los que han visto potencial en mis fotos. 

Laura y el inglés;

Es una de esas asignaturas que quizás gracias a todas las canciones y dibujos que mi madre (también profesora de inglés) me ponía en inglés, me resultaba muy fácil de aprobar en el cole sin tocar un libro así que pronto se convirtió en una de mis asignaturas favoritas. A mis tiernos 14 años visité el Reino Unido por primera vez en un intercambio lingüístico en el que me lo pasé genial pero practicar inglés, lo que se dice hablar inglés, practiqué muy poco. A los 16 empecé a ir a trabajar algunos veranos a Inglaterra. A los 19 años, y ya cursando Filología Inglesa salió la oportunidad de ir en verano con la posibilidad de quedarme una temporada más larga trabajando para sumergirme más en el idioma, de hecho mis compis compatriotas de allí ya me envidiaban por mi habilidad de hablr inglés hasta en sueños (sintoma de bilingüismo) ¡Y es que en el trabajo sólo podía hablar inglés (por eso recomiendo tanto las inmersiones lingüísticas totales)!!. Tras un año trabajando en ese restaurante y siendo hasta arrendataria me volví a España para retomar la carrera, estuve un año de Erasmus en Alemania y otros dos haciendo un Módulo de Técnico Superior en Secretariado Bilingüe (Inglés-Francés) y en 2008, al acabar el módulo volví para buscar trabajo de administrativa en Londres y recuperar mi inglés. Y ya, ahí, fue cuando poco antes me reencontré en Facebook con el británico que ya había conocido y tenía fichado desde una de esas estancias veraniegas del 2003, y el que posteriormente se convertiría en mi marido en 2010. Aunque en 2009 regresé a España para terminar las 13 asignaturas pendientes para terminar la carrera que había dejado semi aparcada por todo lo anterior, desde luego irme a Inglaterra fue un acierto, después sacaba hasta matrículas de honor en Poesía Norteamericana. Y desde que terminé la carrera en Julio de 2009 estuve viviendo y trabajando en Inglaterra hasta Julio de 2016 que nos dió por aventurarnos a vivir en España. Lamentablemente la nueva vida en España no solucionó las diferencias que se pretendían salvar en el matrimonio con esta nuevo plan de vida. Diferencias que a lo mejor para muchas personas serían soportables pero que en mi caso van totalmente en contra de mi filosofía (algo salvaje) de ver la vida tolerar. 

Desde entonces vivo muy feliz predicando con el ejemplo aventurero y desafiando mi zona de comfort casi a diario con nuevas ideas, decisiones, servicios y maneras de afrontar lo que se me cruce por el camino, aprovechando el momento al máximo y disfrutando de todos los pequeños placeres que ofrece la vida en cuanto se presenta la oportunidad ;D. Me gusta trabajar, lo hago con mucho amor y ganas, pero no vivo para trabajar, más bien, todo lo contrario, y por eso me hice autónoma. Porque aunque implique trabajo, trabajar en algo que disfruto haciendo y transmitiendo es en sí mismo una gran aventura ;D.